martes, 18 de marzo de 2008

El descubrimiento

El patio de la casa de la abuela es un recuerdo presente.
Se hace eco el murmullo acodado en la mesa de madera.
Raquel, Ezequiel, Mariel y el viejo laurel,
todavía hacen sombra contra el paredón aquel.
El jaulón con los canarios de colores variados,
es una vitrola que sigue sonando.
Los chicos jugamos entre los frutales del abuelo.
El fondo de la casa es un paraíso, un edén,
la tierra prometida y una puerta al descubrimiento.
Allí, solos en la siesta, me penetró tu perfume.
Recorrí el camino, más allá de lo visto.
¡Qué gusto, qué susto!,
que intrépida aventura
a lo más profundo de tu busto.
¿Qué fue del murmullo del Acer tornasolado?
El supo nuestro secreto y como un amigo fiel,
nunca lo ha divulgado.
Quedan fantasmas que bailan al son,
de tu infancia y la mía
tras el viejo galpón.
Yo guardo la cinta de seda marrón.
tú, ¿guardas algo en tú corazón?

7 comentarios:

f. dijo...

Recuerdos que andan flotando por ahi. Casas de abuelas, patios de colegios, algunos olores, primeros amores. Nervios, exitaciones... los primeros años de la vida en un breve cuento.
Excelente.

Diego Flannery dijo...

Gracias f.,viniendo de usted, tiene un valor muy importante para mí.
¡Seguimos en el viaje!

Haldar dijo...

es como una brisa que se escapa de los recuerdos de la niñez, que transporta a ese patio del pasado que todos tenemos...

Mi vida en 20 kg. dijo...

Bello relato, todos tenemos esos recuerditos a tierra mojada a patios traseros... Saludos

Diego Flannery dijo...

Haldar: estás invitado a jugar en el patio de la abuela...¿traerás las figuritas deportivas y las revistas ... que ya sabes?

...en 20 kg: tú también estás invitada; dile a tu abuela que te haga esa rica torta que hace con vainillas y estarás en la cabecera de la mesa.

Mi vida en 20 kg. dijo...

Se lo pedire en mis sueños...gracias. (Snif)

Lia dijo...

A partir de ahora visítame aquí.
Mi otro espacio ya no existe.
Un beso