miércoles, 2 de abril de 2008

Un día perfecto

Era un día perfecto. Había conocido a Tamara. Una cola para pagar impuestos, las demoras de rigor y una charla que amplió los horizontes. Quedaron en comunicarse al terminar la tarde para encontrarse a tomar algo. Mario llegó, después de las 18, al edificio donde vivía. Ansioso, ya quería llamarla…pero se dijo, es temprano. Hay tiempo. Abrió la ventana corrediza de su balcón corrido en el piso 14 con vista al río. ¿Qué vista maravillosa? No muy lejos el río, algunos veleros y en el horizonte, dónde se refrescaba la tarde al apagarse el sol, la costa Uruguaya. Fue a la cocina, cargó una jarra con agua y empezó a regar las plantas del balcón. La brisa lo embriagaba, lo envolvía, le silbaba canciones de Sabina y de Serrano. Seguramente en pocos minutos llamaría Tamara. En el balcón se entretuvo prolijando las tiras de la enredadera que cubría la pared lateral. Los últimos rayos de sol pegaban en el vidrio de la ventana y hacían reflejo sobre su cara, se subió a la silla, luego de sacarse los zapatos.Le pareció ver luces ondulantes a su alrededor. Se inclinó sobre el respaldo, la silla se ladeó. La protección del balcón hizo un ruido seco. Después fue todo vértigo. Sonó el teléfono de línea. El ya se sostenía precariamente de parte del barandal. Otros ruidos secos. Unos tornillos que se desprendieron de la pared. El teléfono que volvía a sonar. Su cuerpo cayendo desde su balcón. Un grito desesperado. Su corazón latía fuera de su pecho y a punto de explotar.
Cuando en esa caída libre pasó por el tercer piso del edificio, sonó el celular que tenía en el estuche unido a su cinturón.
Su último pensamiento, fue para ella.
En el horizonte, moría la tarde, sin saber nada de la suya.

20 comentarios:

Benjuí dijo...

Caramba, qué final tan inesperado: pensaba que la muchacha no llamaría, pero esa caída...
Buen micro relato.

TWO dijo...

Realmente ocurrente, tu relato.
Qué sinrazón nos depara a veces la vida.

Nut.

Arcángel Mirón dijo...

Y Tamara pensó que él no quería atenderla.

Mi vida en 20 kg. dijo...

Uf que final...que intenso, quien lo manda a matar el tiempo de esa manera y despues sale matado...uf

Nat dijo...

...días perfectos hay pocos...muertes absurdas hay muchas...y si ambas cosas coinciden parece una broma del destino...
Buen relato...
Mil besos..
Nat..

Haldar dijo...

Dios,me dejo un vacio en el estomago..., como la caida de un piso 14

El Viajero Solitario dijo...

Mientras leía tu relato, no dejaba de sonar en mi cabeza "Perfect day", de Velvet Underground.

Lo más probable es que Tamara nunca sepa que él quiso atender el teléfono.

Abrazos.

Diego Flannery dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Diego Flannery dijo...

Benjui: ¿Habrá llamado ella?...

TWO: La vida es un misterio y por más que trabajemos en una dirección, se puede dar una cadena de eventos que destruya lo obtenido.

Arcángel: Digo, gracias. Y digo ¿y el pobre Mario, no cuenta?

20 kg: ...quién lo manda, ¿por qué no llamó antes y dió rienda suelta a su ansiedad?

Nat: Mario tuvo, seguramente, su único día perfecto. A veces nos dedicamos a arruinarlos ¿no?

Haldar: Que tú hagas ese comentario vale mucho. Tu me has dejado congelado con tus relatos y tu estilo directo!!!

El viajero solitario: Aquí está la letra de la canción...

Día Perfecto

Un día perfecto
Tomamos sangría en el parque
Y después
Cuando oscurece, vamos a casa.

Un día perfecto
Les damos de comer a los animales en el zoológico
Y después
Una película, y luego a casa

Oh, fue un día tan perfecto
Estoy contento de haberlo pasado con vos
Oh, fue un día tan perfecto
Me tenes colgado
Me tenés colgado.

Un día perfecto
Los problemas de lado
Nuestro rollo de domingueros
Es tan divertido.

Un día perfecto
Hiciste que me olvidara de mí mismo
Que me creyera otra persona
Alguien bueno

Oh, fue un día perfecto
Estoy contento de haberlo pasado con vos
Oh, un día tan perfecto
Me tenés colgado
Me tenés colgado

Sólo vas a recoger aquello que siembres
Sólo vas a recoger aquello que siembres
Sólo vas a recoger aquello que siembres
Sólo vas a recoger aquello que siembres

******************************
Besos y abrazos para todos!!!

Bea dijo...

Y murió sin los zapatos puestos, con los pies desnudos.

irene dijo...

Estaba en vilo. Duro relato aunque muy romántico, su último pensamiento fue para ella.
¡Qué pena!, el que se las prometía tan felices... y explotó su corazón.

Me gustó tu comentario, me ha hecho pensar, quizá tengas razón.
Besos.

Enrique Páez dijo...

Muy bueno, Diego. Y la última frase, el mejor cierre.

Mi vida en 20 kg. dijo...

Diego venga a agradecer tus palabras...Gracias

AnneTa dijo...

La espera. La del gusano en el anzuelo que sabe que es "pan" comido. Pero espera en el tiempo que desespera y no perdona.
Me gusta.
Y tambien tus visitas.
Especiales.
Gracias.
Ana

Diego Flannery dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Diego Flannery dijo...

Bea : ...Te vi paseando entre cerezos y tirándote estilo bomba. Que dicha!
Recordé un comentario de Miguel Angel Aguilar Dorado, de Mexico: "Cara Blanca y pies desnudos", referida a Marcel Marceau; y lo que Marceau recordaba de su elección del personaje ..." LA GENTE QUE VOLVÍA DE LOS CAMPOS DE CONCENTRACIÓN NO PODÍA HABLAR, NO SABÍA COMO CONTAR. TAL VEZ ESO HAYA INFLUIDO INCONSCIENTEMENTE EN MI ELECCIÓN DEL SILENCIO."

Irene: Algunas Zarandajas, dan para pamplinas...otras nos muestran como realmente somos.

Enrique: Gracias por dejar a Camilo por un segundo y llegarte hasta esta humilde morada de sueños.Vuelva a lo suyo, maestro.

20 kg: Sartre decía "el hombre es su libertad, comprometida con su tiempo y su lugar". Allí estas tú comprometida con tu contexto.

Anneta: Gracias por dejar tu huella junto al diván. Es una impronta Especial. Y, que siga la danza de las horas y los recuerdos.

Gracias por brindarme una fracción de vuestro tiempo!

Musaranya dijo...

Me gustaría tener algo más interesante que decir, pero no tengo palabras... simplemente es genial. Chapó!

Fernando Alcalá dijo...

¡Me ha encantado el final! No porque no se intuyera la ironía de hacer tiempo para nada, para morirse, sino por las palabras perfectas que has usado. Quiero más!

f. dijo...

Ya cuando leí Sabina y Serrano sabía que el asunto terminaría mal...

felicitaciones, qué reconfortante ha de cer (imagino yo) que tanta gente te lea.

Aldabra dijo...

¿un día perfecto?... supongo que el título ha sido para despistar...

y la pobre chica que se quedará pensando .. "vaya... y ahora no responde a mi llamada"...

bicos,
Aldabra